sábado, 2 de agosto de 2014

ACUERDO DE VÍCTIMAS

Y un poema de Juan Manuel Roca

Quizá las palabras más acordes con la situación actual de la negociación de paz en La Habana sea la de impedir desde ahora y para siempre que haya nuevas víctimas de la violencia que en este país surgieron de la guerra de terratenientes amparados en el Estado contra los campesinos, que se agudizó con el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, paladín popular, y luego la reacción campesina con  la guerrilla creada para defenderse de la violencia desmedida del Estado, y después la de los paramilitares para defender de la guerrilla a los ganaderos y terratenientes, en un círculo vicioso que se inició hace más de 60 años y que algunos quisieran perpetuar porque las ganancias para un reducido grupo de este país son evidentes: tierras, tráfico de droga y de armas, e incluso en la política salvaje que se practica en muchas regiones de Colombia, donde los votos se imponen a sangre y fuego.
Pero la historia no quiere ni puede detenerse. Se avanza por encima de todo, así las poderosas fuerzas retardatarias quieran impedirlo.

Aquí está el acuerdo entre el gobierno y las Farc sobre las víctimas, lo que empieza a ser un reconocimiento, lleno de muchas dudas, pero al fin y al cabo siempre se negocia sobre dudas, al contrario de los que sienten que el poder que poseen solo brinda certidumbres porque se sienten elegidos de manera sobrenatural para conducir a un país a su eterna bancarrota disfrazada de la prosperidad y las enormes ganancias que obtienen los dueños de las tierras arrebatadas a los dueños legítimos, las finanzas, las drogas ilícitas, los negocios corruptos al interior del Estado y en su periferia.


DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS PARA LA DISCUSIÓN DEL PUNTO 5 DE LA AGENDA: “VÍCTIMAS” 

El Gobierno Nacional y las FARC-EP, 
Reiterando, como se estableció  en el Acuerdo General de La Habana, que “El respeto de los derechos humanos en todos los confines del territorio nacional es un fin del Estado que debe promoverse”, y que en el punto 5 de su Agenda se expresa que “resarcir a las víctimas está en el centro del acuerdo”;
Reconociendo, además, que las víctimas de graves violaciones a los derechos humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario con ocasión del conflicto tienen derecho a la verdad, la justicia, la reparación y a las garantías de no repetición; 

Convencidos de que la satisfacción de los derechos de las víctimas hace parte fundamental de las garantías para la conquista de la paz, y que la terminación del conflicto contribuirá decididamente a la satisfacción de esos derechos, declaran que la discusión del punto 5 estará enmarcada en los siguientes principios:
1.      El reconocimiento de las víctimas: Es necesario reconocer a todas las víctimas del conflicto, no solo en su condición de víctimas, sino también y principalmente, en su condición de ciudadanos con derechos.
2.     El reconocimiento de responsabilidad: Cualquier discusión de este punto debe partir del reconocimiento de  responsabilidad frente a las víctimas del conflicto. No vamos a intercambiar impunidades.
3.     Satisfacción de los derechos de las víctimas: Los derechos de las víctimas del conflicto no son negociables; se trata de ponernos de acuerdo acerca de cómo deberán ser satisfechos de la mejor manera en el marco del fin del conflicto.  
4.     La participación de las víctimas: La discusión sobre la satisfacción de los derechos de las víctimas de graves violaciones de derechos humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario con ocasión del conflicto, requiere necesariamente de la participación de las víctimas, por diferentes medios y en diferentes momentos.
5.     El esclarecimiento de la verdad: Esclarecer lo sucedido a lo largo del conflicto, incluyendo sus múltiples causas, orígenes y sus efectos, es parte fundamental de la satisfacción de los derechos de las víctimas, y de la sociedad en general. La reconstrucción de la confianza depende del esclarecimiento pleno y del reconocimiento de la verdad.
6.     La reparación de las víctimas: Las víctimas tienen derecho a ser resarcidas por los daños que sufrieron a causa del conflicto. Restablecer los derechos de las víctimas y transformar sus condiciones de vida en el marco del fin del conflicto es parte fundamental de la construcción de la paz estable y duradera.
7.     Las garantías de protección y seguridad: Proteger la vida y la integridad personal de las víctimas es el primer paso para la satisfacción de sus demás derechos.
8.     La garantía de no repetición: El fin del conflicto y la implementación de las reformas que surjan del Acuerdo Final, constituyen la principal garantía de no repetición y la forma de asegurar que no surjan nuevas generaciones de víctimas. Las medidas que se adopten tanto en el punto 5 como en los demás puntos de la Agenda deben apuntar a garantizar la no repetición de manera que ningún colombiano vuelva a ser puesto en condición de víctima o en riesgo de serlo.
9.     Principio de reconciliación: Uno de los objetivos de la satisfacción de los derechos de las víctimas es la reconciliación de toda la ciudadanía colombiana para transitar caminos de civilidad y convivencia. 
10.    Enfoque de derechos: Todos los acuerdos a los que lleguemos sobre los puntos de la Agenda y en particular sobre el punto 5 “Víctimas” deben contribuir a la protección y la garantía del goce efectivo de los derechos de todos y todas. Los derechos humanos son inherentes a todos los seres humanos por igual, lo que significa que les pertenecen por el hecho de serlo, y en consecuencia su reconocimiento no es una concesión, son universales, indivisibles e interdependientes y deben ser considerados en forma global y de manera justa y equitativa. En consecuencia, el Estado tiene el deber de promover y proteger todos los derechos y las libertades fundamentales, y todos los ciudadanos el deber de no violar los derechos humanos de sus conciudadanos. Atendiendo los principios de universalidad, igualdad y progresividad y para efectos de resarcimiento, se tendrán en cuentan las vulneraciones que en razón del conflicto hubieran tenido los derechos económicos, sociales y culturales.
Adicionalmente, informamos que: 
1.      Acordamos crear una subcomisión técnica, integrada por miembros de las dos delegaciones, con el fin de iniciar las discusiones sobre el punto 3 “Fin del Conflicto” de la Agenda del Acuerdo General.
2.     El próximo ciclo iniciaremos las discusiones en torno al punto 5 “Víctimas” de la Agenda del Acuerdo General, para lo cual  convinimos que  :
a.     Con el fin de orientar y contribuir a la discusión del punto 5, las partes deciden crear una comisión histórica del conflicto y sus víctimas conformada por expertos, que no sustituye el mecanismo para el esclarecimiento pleno de la verdad que debe contar con la participación de todos y en particular de las víctimas. 
b.     Solicitamos a la Oficina de la Organización de Naciones Unidas en Colombia y al Centro de Pensamiento y Seguimiento al Diálogo de Paz de la Universidad Nacional que organicen los Foros sobre el punto 5 “Víctimas” de la Agenda del  Acuerdo General así: tres foros regionales que iniciarán en Villavicencio el 4 y 5 de  julio y luego en Barrancabermeja y Barranquilla, y uno nacional en Cali. 
c.     Recibiremos a una primera delegación de  víctimas que asistirá a la Mesa con el fin de presentar sus propuestas y expectativas sobre la construcción de paz en los territorios y sobre la satisfacción de los derechos de las víctimas (a la verdad, la justicia, la reparación) incluyendo las garantías de no repetición. 
Esta delegación estará compuesta de tal forma que se asegure la representación plural y equilibrada de las distintas víctimas, así como de los distintos hechos victimizantes,  sin pretender que una delegación pueda  representar a los millones de víctimas que nos ha dejado el conflicto armado.
Agradecemos a las víctimas y organizaciones de víctimas que han enviado sus propuestas a la Mesa y que participaron en los foros regionales organizados por las Comisiones de Paz del Congreso de la República, e invitamos a que sigan participando a través de los mecanismos establecidos y en los foros próximos a realizarse.
3.     Acordamos crear una subcomisión de género, compuesta por integrantes de las delegaciones,  para revisar y garantizar, con el apoyo de expertos y expertas nacionales e internacionales, que los acuerdos alcanzados y un eventual acuerdo final tengan un adecuado enfoque de género. 
Entreletras:
EN LA CIUDAD DE CALI SE ESTÁ REALIZANDO EL DÍA DE HOY UNA PRECONSTITUYENTE NACIONAL DE VÍCTIMAS EN EL COLISEO DEL COLEGIO SANTA LIBRADA.
        Un poema de Juan Manuel Roca

Los bancos


Descargan sacos de monedas rojas en una transfusión
de sangres.
Sus sacerdotes, el alto clero bancario ve con regocijo
Cómo sube la carrilera, la fiebre del termómetro
en los blancos hospitales,
La escala que el señor Fahrenheit,
Un nativo de Danzig, un perito en
quemaduras                                       
Ni siquiera soñó para hervir el frío o incendiar
los fuegos de Occidente.  
Ya van a dejar de ser, de nuevo, monedas lustrosas
Que se van llenando de costras, de sudor y llagas
Y entonces  empieza el tintineo de las máquinas registradoras
Y el ruido seco como un escupitajo
En el sombrero del mendigo o en las bolsas de
raso                        
de los sacristanes.
Los bancos son los nuevos templos
Con altares de hielo y flores de estuco
Donde la paciencia se arrodilla
Mientras entra a sus cajas la tierra prometida.
Los becerros amasados con barro son convertidos por su dios,
Un Midas escondido tras sus tenues encajes,
En una torre de oro, de mierda y oro.
El que un día se despierta y encuentra que su casa
Es un vacío, el que ha vuelto a ser un agricultor sin tierra,
Un príncipe de sí mismo convertido en batracio,
La viuda abrazada a la sombra de una fuga,
Entran
al banco de rodillas, feligreses de su obediencia.
La avaricia, que es la lepra del alma,
Escupe en una vasija de plata, le quita el dolor
a la pintura de los grandes maestros
Y empañeta de asepsia sus frisos y murales.
De vez en cuando, un asaltante de bancos,
Un valiente que se nombra a sí mismo especialista en retiros,
Se anima y entra al templo de tan pulcros verdugos,
Toma su botín en busca de mil años                                            
de perdón
Y los diarios hablan de un feroz sacrilegio.
Los bancos. Umbrales del infierno. Callejones
Y sótanos conectados por pasadizos a la red de
las cloacas,                                          Consulados de una morgue donde todo
 agoniza.
Ellos
te buscan en secreto, te invaden y
vomitan, saben todo de ti.
Ya vienen a buscarte, ya vienen a entregarte razones                                          
de tu muerte.
No te
dejes engañar. La muerte trabaja para ellos,
Se viste de recaudadora de impuestos,                                                    
De feroz cobradora, es una diosa hipotecada                               
a su servicio.


(De: Biblia de pobres)