miércoles, 28 de enero de 2015

A 70 AÑOS DE AUSCHWITZ Y DOS POEMAS DE CELAN,

Alfredo Vanín en el Hay Festival
Y Una Ética para Pulgarcitos

La humanidad parece condenada, no al infierno cristiano que fue una construcción de la Divina Comedia, sino al infierno de repetir sus peores crímenes, como si retrocediéramos en la barbarie. La lista es larga, si empezamos por las atrocidades de persas, romanos, bárbaros,  la trata negrera (tal vez el mayor genocidio de la historia), las matanzas en nombre de las religiones (empezando por las Cruzadas), el genocidio de los nazis contra los judíos, Sabra y Chatila (del estado de Israel contra los palestinos), la violencia colombiana, que tiene entre toda su barbarie los llamados falsos positivos, y un largo etcétera.

Intentamos en unos casos justificar los horrores y en otros borrarlos de la memoria de los hombres. Sin embargo, algunas palabras, un poema,  una canción, una película, un cuadro o el nombre de una ciudad nos siguen recordando el horror y el necesario cuestionamiento sobre nuestra capacidad para la tolerancia, el apetito de poder y la negación del otro. La Unesco declaró como patrimonio de la Humanidad el lugar donde funcionó el campo de concentración.
 Por eso, ahora cuando se conmemoran 70 años del cierre del campo de concentración más grande de la Alemania Nazi, donde fueron sacrificados más de un millón de seres humanos, la mayoría judíos (hubo también gitanos y negros), traemos  a la memoria al poeta rumano-alemán Paul Celán (Rumania 1920-París 1970) quien sufrió las consecuencias del régimen nazi. Sus padres murieron en un campo de exterminio. Él permaneció en trabajos forzados en un campo de Moldavia  hasta 1944, cuando llegaron los rusos y fue liberado.  Fue socialista, amigo y contradictor de filósofos como Martin Heidegger y T. Adorno y traductor al alemán de poetas como Rimbaud, Mandelstam, Michaux, Char, Valéry y Pessoa.
Nos dejó una de las obras poéticas más importantes del siglo XX, en alemán (también escribió algunos textos en hebreo), influenciada por el surrealismo, innovadora, conmovedora y bella.  Fue socialista, comprometido con el socialismo judío y la causa de la República Española. Dedicó poemas a Bertolt Brecht y a René Char, entre otros.  Algunas de sus obras: Amapola y memoria (1952), Umbral en umbral (1955), Cambio de aliento (1967), Compulsión de luz (1970). Ganó en  1960 el premio Georg Büchner. La editorial Trotta Publicó en 1999 sus  Obras completas.   Desde el año 1965 debió ser internado varias veces en un asilo psiquiátrico. Se suicidó en París la madrugada del 20 de abril de 1920  al  arrojarse al Sena, a los 49 años de edad. 

Dice de él la Editorial Trotta: 

Ningún poeta contemporáneo ha sido interpretado y traducido de manera tan detallada y extensa como Paul Celan, sin duda uno de los poetas más importantes del siglo XX. «Fuga de la muerte» –tal vez el poema la que la crítica ha dedicado más atención de todos los escritos tras la Segunda Guerra Mundial— es, si no el texto cumbre, uno de los textos cumbres de la lírica alemana.Los alrededor de ochocientos poemas que publicó Paul Celan condensan su pensamiento y su vida, marcada por las grandes tragedias de este siglo. Asimismo integran un buen manojo de tradiciones literarias y de datos, no sólo personales, sino también teológicos, filosóficos, científicos e históricos. La fuerza creadora de su lenguaje es una invitación permanente y siempre renovada a descubrir un nuevo mundo poético.

http://www.trotta.es/pagina.php?cs_id_pagina=13&cs_id_contenido=1504


Publicamos dos poemas suyos que tienen que ver con su experiencia en los campos de trabajo forzado, en el terrible exilio que padeció siempre (finalmente se hizo ciudadano francés).

Fuga de muerte

 Leche negra del alba la bebemos al atardecer
la bebemos al mediodía y a la mañana la bebemos de noche
bebemos y bebemos
Cavamos una fosa en los aires allí no hay estrechez
En la casa vive un hombre que juega con las serpientes que escribe
que escribe al oscurecer a Alemania tu cabello de oro Margarete
lo escribe y sale a la puerta de casa y brillan las estrellas silba
llamando a sus perros
silba y salen sus judíos manda cavar una fosa en la tierra
nos ordena tocad ahora música de baile

Leche negra del alba te bebemos de noche
te bebemos de mañana y al mediodía te bebemos al atardecer
bebemos y bebemos
En la casa vive un hombre que juega con las serpientes que escribe
que escribe al oscurecer a Alemania tu cabello de oro Margarete
Tu cabello de ceniza Sulamita cavamos una fosa en los aires
allí no hay estrechez.

Grita cavad más hondo en el reino de la tierra los unos
y los otros cantad y tocad
echa mano al hierro en el cinto lo blande tiene ojos azules
hincad más hondo las palas los unos
y los otros volved a tocar música de baile.

Leche negra del alba te bebemos de noche
te bebemos al mediodía y a la mañana te bebemos al atardecer
bebemos y bebemos
un hombre vive en la casa tu cabello de oro Margarete tu cabello de
ceniza Sulamita él juega con serpientes.

Grita tocad más dulcemente a la muerte la muerte es un amo de Alemania
grita tocad más sombríamente los violines luego subiréis como humo en el aire
luego tendréis una fosa en las nubes allí no hay estrechez

Leche negra del alba te bebemos de noche
te bebemos al mediodía la muerte es un amo de Alemania
te bebemos al atardecer y a la mañana bebemos
y bebemos la muerte es un amo de Alemania su ojo es azul
te alcanza con bala de plomo te alcanza certero
un hombre vive en la casa tu cabello de oro Margarete
azuza sus perros contra nosotros nos regala una fosa en el aire
acosa con las serpientes y sueña la muerte es un amo de Alemania
tu cabello de oro Margarete
tu cabello de ceniza Sulamita.

(De: Amapola y memoria-Traducción de Jesús Munárriz)

Cristal

No busques en mis labios tu boca,
ni en la puerta al extraño,
ni en el ojo la lágrima.
Siete noches más arriba             
pasa el rojo hacia el púrpura,
siete corazones más adentro
insiste la mano en la puerta,
siete rosas más tarde             
se escucha el rumor de la cisterna.
De noche, cuando el péndulo  del amor
oscila entre el siempre y el nunca jamás,
tu palabra derriba las lunas del corazón
y tu ojo azul -borrascoso-             
le entrega el cielo a la tierra.
Desde una lejana arboleda
oscurecida por el sueño             
llega hasta nosotros el aliento
y lo que perdimos transita inmenso             
como un espectro del futuro.
Lo que ahora se hunde y se levanta
quiere lo sepultado en la entraña:
ciego como la mirada que cambiamos,
el tiempo lo besa en la boca.               
              
(De: Versión de José María   Pérez Gay)

NOTICIAS DEL HAY FESTIVAL

En el Hay Festival de Cartagena, el día 31 de enero, en UNIBAC, a las 19.30, estaremos en la Gala de Poesía los poetas Jotamario Arbeláez (Colombia), Marie Annharte Baker (Canadá), Juan Bonilla (España), Jaime García Maffla (Colombia), Luis García Montero (España), Marta Sanz (España) y Alfredo Vanín (Colombia). Moderación: Guido Tamayo.

A manera de cierre:

UNA ÉTICA PARA PULGARCITOS

Al expresidente Andrés Pastrana le impresiona el desabastecimiento de los artículos de primera necesidad en  Venezuela. Y aunque eso es cierto y doloroso  (por supuesto, sin mencionar las casusas principales)  no le atormenta  la pobreza en Colombia, donde un alto porcentaje no come  lo suficiente, no gana lo suficiente y  no tiene la calidad de vida digna de un ser humano.
Al expresidente Pastrana y al expresidente Uribe les indigna la situación de un preso  político  como Leopoldo López en Venezuela, pero jamás se han mortificado por los 3.000 falsos positivos, es decir los 3.000 asesinatos en Colombia, como tampoco los muertos y desaparecidos (solo a nombre de la Farc, pero no de los paramilitares) , la eliminación de 5.000 compatriotas de la UP y las actuales amenazas contra líderes de izquierda en Colombia, entre ellos Piedad Córdoba, ni el asesinato del líder Carlos Alberto Pedraza.