domingo, 11 de junio de 2017

islario del sur   el blog de alfredo vanínromero

Islario del sur   blog de alfredo vanínromero

¿NOS QUEDAMOS SIN FUTURO?

Bienvenida la expresión del expresidente Barack Obama luego de la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París, decretada por el actual presidente Trump, sobre la repercusión a futuro que tamaña decisión representa. La propuesta o consenso de varias potencias para aminorar el cambio climático acaba de sufrir una baja que lamentaremos en breve, por cuenta de un presidente que nunca estará a la altura de su responsabiilidad mundial, frente a uno de los problemas más graves de la humanidad futura: el calentamiento global. El nuevo presidente  de  Estados Unidos, para quien el calentamiento global es una ficción de los científicos, no logrará entender su reesponsbilidad en un asunto tan decisivo para la superviviencia de la vida en el planeta, o al menos para que dure un poco más, sobre todo la humana… Ya quisiéramos que fuera una ficción, una invención de un autor de ciencia ficción. Es cierto,  los calentamientos se repiten en ciclos, pero  ahora se aceleran  a causa de la tecnología y la demanda energética desarrollada por una especie demasiado inteligente como para sibrevivir por mucho tiempo, debido precisamente a su capacidad para modificar los patrones climáticos, y –lo peor- creerse por encima de la naturaleza;  debido a la prepotencia de un sistema económico que desató todas las fuerzas productivas para el bienestar de pocos, sin importarle de manera alguna la eliminación de uno de los pilares de la naturaleza: la conexión de los ecosistemas que sufren las repercusiones de cualquier mal manejo en uno de sus puntos.   

La degradación de una región biodiversa

El Chocó Biogeográfico es la segunda ecorregión más biodiversa del planeta Tierra. En sus  orillas fluviales y en sus selvas campean todavía las aves más extañas, los reptiles, los pequeños mamíferos, y unos grupos humanos indígenas y de comunidades negras que sobrevivieron a la tragedia de la colonia, al secuestro de África, a la deshumanización y por último al tratamiento de traspatio que el país les ha dado siempre.

Una región que pose el agua suficiente para sostener las necesidades de medio país, vive sin agua potable. Y lo que es peor, sus ríos están tan ontaminados por la minería mecanizada que utiliza el mercurio, por la deforestación y por los desechos que llegan a sus aguas,  que no tenemos ni idea de las graves consecuencias  en la vida a corto plazo de sus moradores. Una región que tiene el puerto más importante de Colombia, vive en la miseria y presa de la violencia. Una región que creó comunidades solidarias y adaptadas a sus ecosistemas, está siendo degradada a pasos agigantadoso, desplazada por el conflicto y la falta de oportunidades, mientras produce dinero a manos llenas, tal como volvió a ponerse de presente en los multitudinarios paro de Buenaventura y del Chocó.

Luego de una lucha larga, los consejos comunitarios lograron que la Corte Constitucional decretara la emergencia del río Atrato, en el departamento del Chocó y su reparación inmediata. La sentencia T-622 de la Corte es ejemplar para todos los pueblos que sufren el flagelo de la minería contaminante, unida a la opción ciudadana de vetar los procesos de extracción minera cuando nos convencemos que si bien la minería genera miles de millones, también es cierto que qienes menos se benefician de ella son los habitantes de las zonas degradadas, pese a algunas mejoras de infraestructuras. El Pacífico lleva siglos produciendo oro y platino, y para poder tener algunos avances en su infraestructura, debe rrecurrrir a paros periódicos.

Todos los ríos del Pacífico están sufriendo la misma degradación que el Atrato, salvo el Yurumanguí, donde el Consejo Comunitario, aliado a las comunidades ribereñas, ha impedido la entrada de retroexcavadoras, a costa de amaneazas de los foráneos que quieren llegar a imponer el estado de degradación que se aposentó en las otras riberas con la minería y la coca. Las selvas han sido taladas sin miserciordia, hasta el punto del desastre, desde Tumaco hasta el norte del Chocó. La  última gran entrega de la riqueza forestal se está haciendo a nuestra vista, en las selvas de Huina,  en el Chocó. Una concesión a la empresa griunga, con la intermediación de los Clinton y en Colombia bajo el mandato de Alvaro Uribe Vélez, ha permitido una deforestación descomunal de las finas maderas de  abarco, de cedros y flora acompañante, un episodio nada nuevo que rememora la deforestación realizada hace años en el bajo y medio Atrato.

Foto: http://www.radiobuenaventura.com

Las noticias son alarmantes desde hace mucho tiempo, pero apenas empieza a tener eco el clamor de las comundiades y sus organizaciones. Ahora acaba de producirse una mortandad de peces en el río Guapi, en la costa caucana, fruto de la despiada contaminación.  La minería que se realiza en la zona alta de los ríos tiene ya consecuencias. Hace tres años presencié el despacho de agua
embotellada a zonas altas del Guajuí y el Napi, porque la gente no podía usar el agua del río ni siquiera hervida. Y ni para qué hablar del río Timbiquí, donde las enfermedades atacan la piel de la gente que antes se bañaba sin consecuencias en el río.


Peces muerrtos en las orillas del río Guapi

Hace varios años,  el botánico Rangel advirtió que en 146 años Colombia no tendría un solo bosque, porque la tasa de deforestación nuestra es comparable a la destrucción de más de 600 canchas de fútbol por día. Aquí se suman las concesiones, la mineríal mecanizada, legal e ilegal, los cultivos de uso ilícitio,
etc.
Los grave es que los animales silvestres no pueden vivir sin selva o bosque, y en consecuencia también el ser humano sufrirá las consecuencias, como se verá en este planeta que no es la primera vez que destruye ecosistemas que luego cobran la deuda, tal como sucedió con los europeos que tras la destrucción y la  peste bubónica debieron salier disparados en busca de recursos para reponer su economía, y deseperados por llegar al extremo oriente, encontraron a América.

A propósito de los 50 años de  Cien años de soledad

Lo recuerdo como un deslumbramiento. Estaba en una casa de Guapi (Cauca), cuando una mujer bogotana, residenciada con su familia en el pueblo caucano, gritó hacia el balcón que acababa de llegarle el libro Cien años de soledad. A mis 16 años, ya había conocido parte de la obra de García Márquez, y me había entreverado con escritores latinoamericanos, sin olvidar a  Kafka, entre otros. Los magazines de El Espectador y  El Tiempo que llegaban a Guapi habían hecho un gran elogio a la extraordinaria obra. Y entonces me dediqué a buscarla tan pronto como estuviera en la ciudad, con los pocos ahorros de estudiante. Los primeros párrafos fueron tan deslumbrantes que pensé que ya no era posible escribirse otra novela. Pero algo más: que GGM se había metido en la historia y en la ficción de todo el mundo, porque entonces yo vi los gitanos que llegaran una o dos veces a Guapi, vi desde lejos a los indígenas del Putumayo con sus hierbas y abalorios, sentados en los andenes de la plaza de mercado, bajo el sol deslumbrante de las mañanas de junio; sentí la presencia de Úrsula en las matronas del Pacífico que eran capaces de curar el mal de ojo y prefigurar el futuro; escuché de nuevo sobre las apariciones de los muertos y los fantasmas de una guerra de mil días que pasearon por los ríos y dejaron décimas y coplas en los trovadores del Pacífico colombiano.  

Recomendado:

 Una columna de Reinaldo Spitaletta
Sombrero de mago El Espectador 1 May 2017
Globalización de la soledad